EMPRESA-SINDICATOS-TRABAJADOR SENTIDO COMÚN

En los 23 años que he compaginado como funcionario-asalariado y empresario creo que tengo una vasta opinión de cuando los sindicatos son una importante herramienta, y cuando son un mal necesario. Y ¿porqué son necesarios? Pues porque como todas las áreas de la vida, y lo he comentado en anteriores artículos, no somos iguales, y hay malos empresarios que deben ser controlados hacía la norma y los acuerdos de los agentes sociales, pero bien es cierto que, bajo mi opinión, ya no se hacen tan necesarios como antes, porque tenemos muchas legislaciones que regulan las relaciones entre empresario y trabajador, y muchas veces tienen que hacer un ruido innecesario para seguir en su razón de ser.

Mi padre, que tenía un jardín muy cuidado siempre andaba diciendo, o tienes perro o tienes jardín, las dos cosas es muy difícil. Si tienes un perro agresivo, dinámico, alegre y un jardín muy cuidado, probablemente no podrás compaginarlo, no suelen ser compatibles, y menos en los primeros años de edad del perro; pero obviamente si vives aislado, o vienen a atacarte, un perro es un elemento disuasorio relevante, y a veces necesario. Con los sindicatos existe un paralelismo parecido: no te van a entrar a robar, pero te destrozan el jardín. Y con esto quiero decir que normalmente la defensa de los trabajadores la desempeñan personas con un alto grado combativo contra la empresa, muy polarizados y extremistas en sus pensamientos sociales y laborales, que no conocen ni lo pretenden los funcionamientos y las dificultades de crear y mantener una empresa, muchas veces pretenden conseguir unas metas que las empresas no se pueden permitir llevándolas a conflictos irresolubles que perjudican a empresarios y, sobre todo a sus trabajadores, mientras ellos, los dirigentes con micrófono en el poder de la “verdad”, los beneficios sociales, la lucha contra el empresario, etc contaminan el escenario con populismos fáciles de tragar y totalmente protegidos de las vicisitudes que pueda tener la empresa, que pueda tener el país, etc.

Hace unos años viví como asalariado una protesta sindical que puso de relevancia que había un material punzante de unos 25 cm. que los trabajadores llevábamos en una mochila, que estaba protegido desde 20 años atrás con un cobertor de plástico, pero al parecer no era suficiente porque si se daba la hipotética caída a una determinada altura, y una serie de estadísticas imposibles ese material punzante podría romper su protección de fábrica y clavarse. Como no hubo una solución pronta para esa casuística hicieron que se retirase de las mochilas. Conclusión, ese era un material que salvaba vidas y se quitó por una posibilidad remota nunca acaecida mientras que la posibilidad de usar ese material si era estadísticamente posible. Eso para mi es destrozar el jardín.

Otra de las estrategias más usadas es la de deteriorar la imagen externa de la empresa para usar esta publicidad negativa como presión, y obviamente funciona, porque la empresa sufre esas consecuencias, pero se olvidan, por el desconocimiento empresarial, que cuando una empresa sufre las consecuencias, los que realmente las sufren son los trabajadores. Una empresa es, sobre todo, el conjunto de sus trabajadores, y si ésta, baja su actividad, sus pedidos, su balance al fin y al cabo, lo que se va a deteriorar es la relación crecimiento-pedidos-carga de trabajo vs los trabajadores necesarios.

Como en todo debe imperar el sentido común, el respeto, los objetivos alcanzables y sobretodo la coherencia de las reivindicaciones en el marco interno de cada empresa.

Desde mi punto de vista tenemos que partir de la base de que los sindicatos deben ser pagados por los trabajadores y las empresas, y no por las administraciones, eso ya nos depararía una imparcialidad en cuanto a estrategias laborales por encima del color político. Por otro lado, los sindicatos tienen la importante misión de velar por los intereses de los trabajadores, protegerlos y asesorarlos, y no la demonización continua de las empresas y de los empresarios. ¿Cuantas empresas y trabajadores habrán caído por esta insensata forma de encapsular a cada parte?. Es más, deben estar para asesorar también a la empresa y poder tener un crecimiento sostenible para ambas partes, potenciar ese crecimiento, una estabilidad laboral y unos objetivos comunes serán la base de esa relación

Pero lo más importante, dentro de esa protección al trabajador debe tenerse siempre en cuenta que proteger la empresa es proteger al trabajador. El representante de los trabajadores debe conocer el plan estratégico de la empresa, debe saber cómo funciona una empresa, tener conocimientos de hasta dónde puede y no puede negociar, y debe entender cada empresa en su interiorismo, porque cada empresa es un ecosistema diferente y requiere soluciones diferentes en cada momento. Por eso es muy importante esa relación equilibrada entre las posibilidades de la empresa y la valoración justa de cada trabajador. Directrices comunes o nacionales nunca serán buenas de forma indiscriminada. Las estrategias deben ser internas y adecuadas a cada situación.

En terminología bélica, es una batalla perdida, son un ejército muy superior liderado por comandantes inmortales. Ya que un representante sindicalista nunca perecerá en esa batalla mientras que para una empresa o un emprendedor puede ser su fin. Y a modo de ejemplo, que para eso estamos aquí, os comento de una empresa vecina que cerró en 2008 después de muchos años de actividad porque la falta de trabajo le obligó a despedir al 50% de la plantilla, unos 14 trabajadores, lo llevaron a juicio por las indemnizaciones y tuvo que cerrar por no poder pagar, en resumen, 30 personas a la calle y una empresa que les daba trabajo a ellos y seguro a varias otras empresas externas al carajo. Fijaros lo injusto que es, que una empresa tenga que pagar una indemnización cuando se acaba una relación laboral, y lo injusto que sea la misma ley para una gran multinacional que para una peluquería de barrio. Y no digo que un trabajador no tenga que cobrar, obviamente una sociedad que se precie tiene que proteger a sus trabajadores y máxime cuando pasan por el horror de perder su trabajo, pero las empresas pagan con creces cada mes y cada año para que esa indemnización salga de un fondo diferente y que no apuntale seguramente una mala situación.

Ya está bien de demonizar siempre a las empresas en el mismo rasero y siempre culpar a la misma parte. Las empresas son las que más aportan al tejido social, son las que dan trabajo y las que hacen posible el consumo, primero que las personas tengan un salario que se han ganado y segundo que tengan donde gastarlo y disfrutarlo; las empresas pagan muchísimos impuestos que son, entre otras muchas cosas, para proteger a sus trabajadores y/o a los trabajadores en general, y cuando una empresa va mal y tiene que despedir, se debería no solo proteger a ese trabajador, sino proteger con mucho más ahínco a la empresa, porque se apaga un proyecto, una veta de trabajo, una veta de riqueza, y un paso más a una sociedad más débil y dependiente. Llevamos años enfocados a una concepción endémica de una valoración demagógica negativa del empresario, y si le va bien y consigue beneficios es aún peor. Algunas políticas han conseguido crear esta cultura que será muy perjudicial en la juventud futura, cuando lo que debemos hacer es lo contrario, es atraer a los jóvenes a que lleven a cabo sus ideas, a que creen empresas, a facilitar sus metas, a invertir en ayudas al emprendimiento, a la creación de valor y sobretodo a meternos en la mentes juveniles a decirles que PUEDEN hacerlo, que les vamos a dar todas las armas para que sean independientes y no dependientes de una sociedad que enferma cada vez más en esa concepción.

Abrazos virtuales

2 Comments

  1. Buenos días Don Francisco ,
    Solo tengo que decirte , que no se puede describir mejor y más Claro.
    Felicidades por hacernos de ver lo vemos diariamente pero nadie lo narra como tu lo has hecho , y por supuesto felicidades por ayudar no sólo al empresario a sentirse arropado por ti , sino también por darle su sitio a los trabajadores /as , sindicatos etc
    No dejes de escribir
    GRACIAS

    1. Muchas gracias, la idea es poder ser lo mas práctico y realista posible, estamos llenos de «gurús» teóricos que no han montado una empresa en la vida, y pretendo que al menos los emprendedores no comentan los mismos fallos que otros sí cometimos,… y los que nos queda por cometer y aprender.
      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *